IX AG - Cabecera

 

25 de Julio. Vino Nuevo salpicando Vida

Llegamos al último día de la Asamblea. 

Comenzamos con la oración en el jardín. Últimamente tenemos un nuevo invitado: Un pequeño zorro que nos visita a veces, especialmente cuando celebramos. Este entorno privilegiado de la naturaleza nos ayuda a cantar a Dios y su creación.

Tras el desayuno, comenzamos la sesión plenaria. No por ser la última será breve ni liviana.

En el primer momento Juan Carlos Díaz, de Honduras, delegado de Justicia y Paz, para el Movimiento comenta su experiencia durante este tiempo y comparte las lineas de trabajo y la situación que se vive en su país.

A continuación, se revisan las propuestas de acción para el Consejo General, consejos regionales y grupos o comunidades que se trabajaron en los grupos durante el día anterior. Entre todos, se aclaran dudas y se elige la redacción. Será un documento interno de sugerencias que cada zona deberá adaptar a su realidad, determinando qué hacer en concreto en cada. Por eso, no es necesario votarlo. Sin embargo, al hacerlo entre todos e intentar recoger todas las realidades y puntos de vistas nos hace sentirlo de todos.

El siguiente punto a trabajar trata sobre cómo podemos llevar la experiencia y conclusiones de la Asamblea a nuestras realidades. Primero por parejas y luego por regiones comentamos las dificultades que podemos encontrar para transmitir lo vivido, qué podemos hacer cada uno para ello y qué apoyos podemos necesitar. Somos conscientes de que es difícil transmitir las vivencias pero nos sentimos fuertemente llamados a compartir con los demás todo lo que hemos aprendido y compartido. El vino nuevo ha de salpicar a otros, contagiando vida.

Tras la comida, terminamos de revisar y aprobar las actas que quedaban pendientes y se reparte la evaluación. Es un tiempo también para compartir las experiencias de la Asamblea. Damos gracias a las comunidades de Tabor y Buensuceso por la perfecta organización y los múltiples detalles de cariño y atención que hemos tenido de forma constante y a los diferentes equipos de trabajo que han permitido el desarrollo de la Asamblea. Sobre todo, destacamos una vez más el privilegio y gran regalo de Dios que significa acudir a una Asamblea General, constatar que somos familia, sentirnos unidos desde el primer momento y el clima de fraternidad que nos ha facilitado compartir nuestras vidas sin reparos, la sensación de presencia constante de Dios entre nosotros... Se subrayan también los momentos de motivación para las elecciones: han sido momentos intensos de oración donde hemos palpado al Espíritu tan cerca... Damos una vez más gracias al Consejo saliente por su labor y animamos al nuevo Consejo para que sea consciente de que somos uno y puede y debe contar con nosotros en la tarea que se les presenta.

Con pena, empezamos a recoger la casa y preparar el equipaje. Mañana hemos de partir en cuanto desayunemos, así que todo debe quedar hoy listo. Idas, venidas, recoger, repartir,... aprovechando los últimos momentos de fraternidad. Así pasamos la tarde.

A las 8 celebramos la Eucaristía de Clausura. Preside D. Pedro Olmedo, cmf, Obispo de la Prelatura de Humahuaca (Argentina), que ha llegado a media tarde desde Sevilla, donde está de vacaciones, para compartir estas horas con nosotros. Cercano, llano, divertido y profundo a la vez, constatamos una vez más que es un lujo para los Seglares el ejemplo y la cercanía de nuestros hermanos claretianos que nos enseñan a servir, sea cual sea su condición. Un verdadero Obispo servidor, un buen pastor. 

      

Tras la cena, podemos compartir una vez más la fraternidad. Auxi ha montado un precioso video que nos llena de los recuerdos de estos días. Pedro Olmedo nos cuenta la realidad de la Prelatura de Humahuca, una de las zonas más pobres de Argentina. Y la noche se prolonga un poco con los últimos manjares que hemos traído para compartir y las conversaciones que no queremos dejar de tener. ¡Es una buena noche para cantar!

Ha sido una bella asamblea. Nos sentimos renovados. Nuestro corazón se ha ido conformando en un odre nuevo para acoger la Vida Nueva que se nos regala y que no podemos quedarnos sólo para nosotros. Que Dios nos guíe y el Espíritu nos impulse. Y, sobre todo, que María nos siga guardando y protegiendo. 

¡Gracias a todos por vuestras oraciones y por estar cerca de nosotros estos días!

  

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Buscar

IX AG - Documentos

IX AG - Crónica Diaria

IX AG - Mensajes Fraternos

Evangelio Seglar

Comentario Seglar al Evangelio

IX AG - Fotografías

IX AG - Cartel

IX AG - Cronograma

IX AG - Dónde se celebra

IX AG - Quienes Asisten

Padre Claret

Padre Claret

Corazón de María

Corazón de María

Familia Claretiana

Familia Claretiana